¡Cómo hemos cambiado! Es lo que podemos decir cuando echamos la vista atrás: de los maestros carroceros inspirados en el tradicional carruaje de caballos a la ciencia y la tecnología al servicio de la aerodinámica. Pero, ¿sabes qué es lo que mueve el cambio de las carrocerías en la historia?

¿Qué es la carrocería?

Si lo piensas bien, la carrocería es un espacio cancebido para trasportar personas o cosas mientras el automóvil circula. A efectos de la carrocería, es irrelevante quién conduce (o últimamente, incluso si conduce alguien). Lo que en cambio sí importa es proporcionar un espacio seguro y confortable para las personas.

Inspiración equina

En los orígenes del automóvil, la referencia principal que existía para el trasporte de personas eran los carruajes de caballo y así comenzó la historia de la carrocería: las primeras se podían considerar prácticamente carruajes de caballos y las fabricaban los mismo artesanos siguiendo las tradiciones, formas de trabajar y gustos de la época.

Pronto esa idea fue abandonada a favor de algo que nos parecerá mucho más cercano: un chasis rígido que permitía el engranaje por un lado de los elementos mecánicos y por otro lado de la carrocería.

Búsqueda de seguridad, velocidad y confort

Son tres los puntos sobre los que más han trabajado los fabricantes para mejorar la experiencia de la conducción.

La velocidad ha sido un objetivo clave: alcanzar la mayor velocidad posible ha supuesto todo un reto. Y de hecho, lo sigue suponiendo.

Pero conseguir velocidades cada vez más elevadas conllevaba otro reto de la mano: controlar la economía del consumo del vehículo, algo que cada vez es más valorado.

El camino, en ese sentido, ha pasado por desarrollar y mejorar intensamente la aerodinámica de los vehículos.

Y por supuesto, si la carrocería es sobre todo un espacio donde se alojan personas y objetos, ofrecer el máximo confort y la máxima seguridad a los ocupantes.

Precisamente, la seguridad en el habitáculo es una de las razones, sino la principal, del desarrollo de las carrocerías autoportantes, aunque este tipo de carrocerías tienen otros beneficios, como un menor peso, mayor flexibilidad y menos coste. Pero en primer lugar se puede destacar que estas carrocerías tienen una mejor capacidad de absorción en caso de impacto.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuesto sitio web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Para obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, consulte nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies