A nadie le sienta bien que lo multen, pero cuando no tenemos la culpa, es por razones absurdas o ni si quiera estábamos presentes, el enfado es aún mayor. Te dejamos algunas de las multas más extrañas de la historia

Exceso de velocidad con el coche apagado

El exceso de velocidad es uno de los motivos por los que se realizan más multas en España, pero lo que le ocurrió a este vecino de Tarragona no es nada común. El Servei Català de Trànsit (SCT) multo a un coche por esta causa que sí era el suyo, el problema es que no lo conducía él, ni lo conducía nadie… Resulta que su coche ¡iba en una grúa camino del taller! Por supuesto, la recurrió y el SCT tuvo que reconocer el error.

Un tractor no cabe en el maletero

Parece una afirmación lógica y pocos dudarían de su autenticidad. Sin embargo, los agentes de tráfico de Girona confirmaron que muchas veces la ficción supera a la realidad, ya quetuvieron que detener a un vehículo por que mostraba un evidente exceso de carga.  Lo que había intentado introducir en su maletero (sin mucho éxito) era ni más ni menos que un tractor.

Si vas a realizar una orgía, mejor con cinturón 

Era un caluroso día de agosto y la Policía Local de Ibiza paró a una furgoneta en un control de alcoholemia de lo más normal. El conductor dio negativo, pero los ruidos que venían de la parte trasera eran extraños. Resulta que los ocupantes eran seis turistas suizos realizando una orgía. Sin embargo, la multa fue simplemente por no llevar el cinturón de seguridad puesto, para la próxima ya lo saben.

El tractor de la infanta Elena 

No parece muy normal ver a la realeza paseando en un tractor por un carretera de Valladolid y menos sin seguro en vigor. Desde luego, esto no ocurrió, pero los agentes tuvieron un error al apuntar el D.N.I del infractor, por lo que la infanta Elena de Borbón estuvo a punto de recibir en su palacio una multa muy extraña.

Cuidado con lo que cuelga del retrovisor

Llevar armas en el coche está prohibido y esto lo sabe muy bien Rubén López, un conductor que circulaba tranquilamente por A Coruña. Cuando lo detuvieron en una inspección rutinaria, Rubén ni se inmutó, sabiendo que todo estaba en regla. El problema es que nuestro amigo no contó con un tirachinas -hecho a mano y regalo sentimental de su novia- que llevaba colgado del retrovisor. Los agentes lo consideraron un arma y no dudaron en multarlo.

Y a ti, ¿alguna vez te han puesto alguna multa tan absurda?

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuesto sitio web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Para obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, consulte nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies