Sí, a nosotros también nos gustan (¡nos encantan!) los coches clásicos, pero hay algo en lo que sido superados ampliamente por los nuevos vehículos: en seguridad. Y la carrocería tiene mucho, mucho que ver en ello.

“Los coches ya no son lo que eran”, oímos decir a veces. Todos sentimos nostalgia o una cierta simpatía cuando pensamos en automóviles que por su tecnología o diseño o por la época dorada en la que vivieron han pasado a la historia. ¿A quién no le llama la atención ver un Seat 600? ¿Quién no sonríe al tropezarse en algún rincón con la “cuatro latas” (R4)? Pero, ¿eran mejor los coches de antes que los de ahora? ¿Es cierto eso de que todo tiempo pasado fue mejor?

 ¿Qué mitos del automóvil han estado vivos hasta no hace mucho tiempo?

Cuanto más robusto, mejor

Sí, en el pasado existía la firme creencia de que cuanto más duro y robusto era un coche, mejor y más seguro era. ¿Influencias del cine bélico? Quizás, pero lo cierto es que a veces parecía que se hablaba más de un tanque de guerra que de un coche.

Hoy en día, la seguridad no está en la dureza o en el grosor de la chapa, sino en la estructura de deformación programada, gracias a la que estamos más protegidos en caso de impacto.

Cuanto más grande, mejor

¿Importa el tamaño? Hace algunos años les importaba, vaya que sí. Se creía que cuanto más grande era un coche más seguro era. ¿Por qué? Por la sencilla razón de que en caso de impacto había más espacio para los pasajeros en el interior del habitáculo. Pero, claro, en aquella época no se hablaba de la estructura de deformación programada. Por eso, hoy en día el tamaño no es relevante: todos los automóviles se diseñan para proteger a los ocupantes de un coche en caso de impacto, evitando en lo posible que cualquier componente del automóvil penetre en el interior del habitáculo.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuesto sitio web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Para obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, consulte nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies